Los Latinos contamos con una diversa selección de frutas exóticas y nutritivas que con la colonización y el pasar de los años se han distribuido por todo el planeta.

En el caso de la papaya, su origen proviene de Centro América. Gracias a los conquistadores, sus semillas fueron repartidas por Sur América. En la actualidad, se cultiva en muchos países tropicales.

Anímate a probar estas 4 deliciosas frutas y agregarle sabor, color y nutrientes a tu dieta.

  • Guayaba: aunque tiene un exterior sencillo, la guayaba te ofrece grandes beneficios para tu salud. Los indígenas la usaban para tratar enfermedades digestivas. La guayaba contiene mayor cantidad de vitamina C que la naranja. También es rica en fibra, nutriente que te ayuda a controlar los niveles de colesterol y previene el estreñimiento.
    Consejos para usarla: puedes comerla, en vez de una naranja, como merienda. Mezcla la guayaba con un yogurt bajo en grasa y aumentaras sus nutrientes.
  • Maracuyá o Parcha: esta fruta contiene las vitaminas A y C, hierro y potasio. Para las personas que sufren de anemia, la combinación de hierro y vitamina C es lo más aconsejable. Las vitaminas A y C son poderosos antioxidantes que pueden mejorar tu salud. Conjuntamente nos aporta potasio que podría mejorar la presión arterial.
    Consejos para usarla: Prepara un refrescante batido usando maracuyá, hielo y miel. Prepara un té caliente, añadiendo la pulpa de la fruta en agua caliente.
  • Fruta Bomba o Lechosa: también se le conoce como papaya. Esta colorida fruta se destaca por su alto contenido de carotenos, un tipo de vitamina A, que podría ayudar a prevenir el cáncer del pulmón y del colón. La papaya, a su vez, contiene papaína, una enzima digestiva que facilita la digestión.
    Consejos para usarla: Mezcla pedacitos de papaya con requesón o queso cottage para una rápida merienda. Pon pedacitos de la fruta en una ensalada o estofado.
  • Lulo o Naranjilla: originaria de Colombia y Ecuador, es y sigue siendo una de mis frutas favoritas. El lulo cuenta con cantidades generosas de fosforo, un mineral esencial para el funcionamiento de nuestros huesos y músculos. Además es rica en vitamina C, que nos ayuda a mantener una piel sana y tersa.
    Consejos para usarla: Mezcla el lulo con leche o yogurt para un singular batido o añade unas cucharas al pescado para un sabor único.