galeria6

Este año celebramos La Semana Nacional de la Salud Pública, del  4 al 10 de abril. Y como sabemos lo que comemos nos afecta nuestro cuerpo, salud y bienestar. Por eso como dietista y nutricionista siempre recomiendo a mis pacientes  comer más frutas y vegetales.  Ya que al comerlos con regularidad  reducen el riesgo de enfermedades tanto del corazón como derrames cerebrales y  varios tipos de cáncer.  Al mismo tiempo  pudiesen ayudarnos a combatir el sobrepeso y la obesidad, condiciones que se ha convertido en un problema de salud pública de gran magnitud.

De acuerdo al Centro de Control de Enfermedades,  los niños entre 2 a 18 años están comiendo mas frutas y menos jugos pero todavía no consumen suficiente vegetales. Y en general , niños y adultos no están comiendo suficiente frutas y vegetales.

La mejor manera de aumentar las verduras y frutas en tu dieta es asegurarte  de comerlas en cada comida. No esperes a la cena para comerlas, empieza con el desayuno. Aquí tienes algunas ideas para incluirlas en todas tus comidas:

Al Desayuno:

  • Agrégale cebollín, espinaca o trocitos de brócoli a los huevos revueltos
  • Ponle fresas, frambuesas, pedacitos de papaya, piña o manzana a un yogurt o la avena.
  • Mezcla 1/2 taza de arándanos y 1/2 taza de banana en 1/2 taza de leche baja en grasa para un desayuno rápido y nutritivo.

Al Almuerzo:

  • Ponle lechuga, tomate, jícama y frijoles a un burrito o wrap de pollo
  • Prepárate una ensalada combinando sabores y colores con lechuga, cohombro, zanahoria, cebolla roja y pedacitos de manzana, fresas y aguacate

En la Cena:

  • Agrégale zanahoria, pimentón rojo y amarillo y brócoli a un saltado o “stir-fry”
  • Disfruta una sabrosa fruta como postre: 1 taza de uvas, papaya, kiwi o arándanos.

En las Meriendas:

  • Llena bolsitas plásticas con uvas o naranja en pedacitos, melón o piña o kiwi cortado o fresas, frambuesas o trocitos de jícama, tomates “grape” o zanahoria.

Recuerda que comer sano es importante a cualquier edad, lo que seleccionas cada día marca una gran diferencia en tu salud y bienestar. Comer más verduras y frutas es el paso más sencillo para lograr y mantener una salud de hierro.