Desde pequeña, la guayaba ha sido una de mis frutas favoritas; mi madre la preparaba en jugos, dulces y ensaladas. Ella estaba convencida, que al usarla regularmente nos mantendría saludables. Que acertada estaba mi mami porque la guayaba cuenta con un perfil nutricional envidiable. Es fuente de vitaminas A, C, fibra y flavonoides, nutrientes que nos ayudan a combatir enfermedades.

Aporte Nutricional:

Comparativamente la guayaba proporciona más del doble de vitamina C que una naranja. En algunos tipos de anemia, se recomienda la vitamina C para ayudarle al cuerpo a absorber el hierro.  Por ser fuente de vitaminas A y C, la guayaba nos pudiese ayudar a lograr una piel tersa y mantener unos dientes saludables.

Yo siempre estoy recomendado aumentar la fibra a mis pacientes, al incluir la guayaba en tu dieta se te hará fácil lograrlo. Una guayaba de tamaño promedio contiene alrededor de 3 gramos de fibra, que nos proporciona un 12 % de la recomendación  diaria. La fibra puede prevenir la diabetes, enfermedades del corazón y del tracto digestivo.

La guayaba contiene un flavonoide, apinegina, que ha adquirido notoriedad entre la comunidad científica. Un artículo, del 2010 publicado en el Pharmaceutical Research, revela como  la apinegina cuenta con propiedades anti-inflamatorias, anti-oxidantes y anti cancerígenas.

Consejos para Usarla

Puedes comerlas, en vez de una naranja, en la merienda. Asegúrate que estén maduras. Mezcla la guayaba con un yogurt y disfrútalo como parte de un desayuno. Agrégala a postres y ensaladas. Asimismo, la puedes disfrutar en deliciosos jugos, batidos y helados.