No me imagino una cocina sin cebollas; es que la uso en tantos platillos. Las cebollas mejoran el sabor de mis comidas; además tiene grandes características culinarias y propiedades nutritivas. Este preciado vegetal pertenece a la familia de los aliáceos que incluye el ajo y los cebollines. Su fuerte sabor y olor se debe a sus compuestos de azufre.

Aporte Nutricional:

Las cebollas son bajas en calorías, sal y no contienen grasa ni colesterol. Asimismo son fuente de fibra, vitaminas B6 y C y contienen pequeñas cantidades de potasio, folato y antioxidantes.

De acuerdo a varios estudios epidemiológicos, la ingesta de cebollas está asociada con un riesgo menor de varios tipos de cáncer. Esta protección se ha notado más en los canceres del estomago, colon, recto y esófago.

Gracias a sus compuestos de azufre, la cebolla cuenta con propiedades antimicrobianos. La cebolla también tiene flavonoides y vitaminas E y C que actúan como poderosos anti-oxidantes.

Cuando cocinas con cebollas, puedes reducir la cantidad de sal en las comidas. Lo que ofrece un gran beneficio para las personas con presión arterial alta o que han sufrido de enfermedades del corazón y necesitan tener cuidado con el sodio.

Consejos para Usarla

Los tipos de cebolla más comunes son las blancas, amarillas y púrpura. Las cebollas amarillas tienen un sabor profundo y son las más populares por su versatilidad. Caramelizadas pueden acompañar cualquier tipo de carne y las puedes usar en sopas, guisos y ensaladas. Las cebollas blancas cuentan con un sabor más dulces y ligero; puedenutilizarse en ensaladas, sándwiches y pizzas. Las cebollas rojas son un poco mas picantes pero cuando las cocinas toman un sabor dulce. Las puedes poner encima de tacos, ensaladas y hacen ricos ceviches.