Como es de conocimiento general, comer papas fritas a menudo puede causar problemas de salud.

Pero, según un nuevo estudio británico, consumir papas cocidas, de cualquier manera, cuatro veces a la semana, puede aumentar los riesgos de tener presión alta.

La nutricionista Ximena Jiménez dijo que “puede ser que los participantes de este estudio no comieron suficientes frutas, vegetales, a lo mejor no hicieron ejercicio, y todo esto contribuyó a que su presión se subiera”.

La investigación sorprendió a muchos profesionales, como a Jiménez, quien explica que la papa es un gran alimento.

“La papa tiene un perfil nutricional muy bueno para aquellas personas con presión arterial alta, porque resulta que es baja en sal pero alta en potasio”, aseguró.

Los expertos no midieron el consumo de sal en las personas que participaron en el estudio, algo que pudiera haber afectado los resultados.

“Mucho consumo de sal puede afectar la salud de las arterias, que son aquellas que permiten la circulación de la sangre. Al tener poca circulación, sube la presión arterial”, dijo Jiménez.

Mientras, el cardiólogo Ali Bazzi resaltó los peligros de padecer hipertensión.

“Las personas que tienen presión alta tienen incremento en incidencias de embolia en el cerebro, problemas renales y ataque cardiaco”, indicó.

Para evitar sufrir de presión alta, el doctor recomendó hacer ejercicio y comer bien.

Aunque fueron más de 187,000 hombres y mujeres los que participaron en el estudio, los expertos aún necesitan más información para confirmar los hallazgos.