La pregunta más frecuente que me hacen los padres es ¿cómo hago para que mis niños coman vegetales?  Ellos saben que las verduras son un alimento de gran valor nutritivo. Hacer que tus chicos las coman se llega a convertir en una tarea frustrante y lo que podría ser un almuerzo o cena relajada se convierte en una batalla. Aquí les ofrezco algunas estrategias para lograr la victoria:

  • Pon tu creatividad en acción preparando ricas pizzas caseras: Añade cebolla, tomate, champiñones, alcachofas,  berenjena y queso bajo en grasa para hacerlas más nutritivas y deliciosas.
  • Diversifica los tipos de Lasañas y pastas que preparas en casa. Incluye trocitos de zanahoria, berenjena, broccoli y espinaca. En mi experiencia no he conocido hasta el momento un niño que no le guste la pasta.
  • Prepara unas ricas brochetas o pinchos. Además de carne y pollo puedes agregar champiñones, pimiento verde, tomates cherry y cebolla entre otros.
  • Dale vuelo a tu imaginación. Prepara quesadillas con unos sabrosos vegetales tales como pimientos, cebolla, y hongos. Recuerda que entre más intenso el color, mayor son sus propiedades alimenticias y mejor para la salud de tu familia.
  • Prepara unos ricos budines, tortillas o frittatas. Lo único que necesitas son huevos, una cucharita de aceite y vegetales coloridos como son: tomates, espinaca, brócoli y queso bajo en grasa. Cuando haz mezclado los ingredientes, los pones en el horno. Además de una deliciosa comida, los huevos son una gran fuente de proteína y vitaminas.
  • Inspírate en los colores del arco iris. Adorna los sándwiches o emparedados con aguacate, tomate, pimientos amarillos, pepino y lechuga. A los chicos les gusta los alimentos crujientes porque les parece divertidos.

Puede tomar más de 10 veces para que los chicos aprecien un alimento nuevo o diferente.  La clave es ofrecerles una variedad de vegetales en distintas formas y preparaciones. Asi creceran sanos y enérgicos.