Existen un sinnúmero de dietas en el mercado. Aquí tienes algunas de las dietas más balanceadas y que ofrecen  beneficios.

Dieta DASH: o “Dietary Approaches to Stop Hypertension”, es un plan alimenticio creado con el fin de reducir la presión arterial.  Esta dieta es baja en grasa saturada,  comidas procesadas y rica en frutas, vegetales, granos enteros, productos lácteos y carnes magras. Es recomendable por ser nutritiva, variada y por no restringir grupos alimenticios.

Dieta Flexitariana: es una dieta parecida al estilo semi-vegetariano. Su nombre se debe a su flexibilidad. Los alimentos de origen vegetal son los protagonistas de este tipo de alimentación. La carne, pescado, pollo o leguminosas como son: lentejas, garbanzos o frijoles son los acompañantes. Por ser alta en alimentos con fibra, esta dieta podría ayudarnos a controlar el apetito y satisfacernos.

Dieta Mediterranea: Los alimentos de esta dieta tienen alto contenido de fibra, vitaminas, antioxidantes  y flavonoides. El aceite de oliva es protagonista, que gracias a su contenido de grasa monoinsaturada, puede ayudar a combatir enfermedades del corazon.  Los vegetales, frutas, leguminosas, nueces, granos integrales, salmón y otros pescados son parte fundamental de esta patrón alimenticio.

Weight Watchers: Es un sistema dietético basado en la asignación de puntos a las comidas. La parte que puede atraer a muchos a esta dieta es el apoyo que ofrece a sus participantes. Las comidas recomendadas son bajas en azúcar y grasa. A la misma vez, anima a elegir alimentos con pocos puntos como por ejemplo: alimentos altos en fibra y proteína. Esta cualidad ayuda a las personas a sentirse llenas y comer menos.

Recuerda estar alerta cuando veas una dieta que promete perder peso rápidamente (lo más posible es que pierdas músculo y agua), elimine cierto grupos alimenticios y ofrezca combinaciones mágicas de comida