Los niños que desayunan rinden mejor en el colegio, es lo que nos aseguran varios estudios. Ahora que comienza un nuevo año escolar, asegúrate que tu hijo este bien nutrido para que su aprendizaje sea más eficaz.

Aquí tienes algunos tips para asegurarte que tu pequeño campeón este de lo mejor:

  • Cuidate y tu hijo(a) se cuidara. Si tú no desayunas o comes lo primero que encuentras, tu pequeñín hará lo mismo. Lo que tú haces o dejas de hacer tiene gran impacto en tu hijo.
  • Planea los desayunos. Para un buen desayuno, no puede faltar un carbohidrato, proteína, fruta y una fuente de grasa saludable. Por ejemplo: avena con leche baja en grasa o de soya o almendra, arándanos y nueces.
  • No olvides la proteína. Muchos desayunan sin una fuente de proteína. Asegúrate de comer huevo, mantequilla de maní o almendra o queso bajo en grasa.
  • Se creativo. Recuerda que puedes preparar una pizza con panes arabes o con panecillos “english muffin” y agrégales piña, espinaca o tu vegetal favorito.
  • Disfruta de comidas sencillas. Si no hay tiempo para un desayuno caliente, prepárate un batido con frutas coloridas y usa yogurt o tu leche favorita.
  • Varia tus carbohidratos. Usa tortillas de maíz, waffles de grano integral, arepas etc. Cuando varias tus alimentos, estas recibiendo distintos nutrientes y es la mejor manera de comer nutritivo.
  • Se practico. Si no se te ocurre nada nuevo, sírvele a tus hijos cereal frio o listo para servir con su leche favorita, banana o arandanos y huevo.

Un desayuno nutritivo y balanceado podría mejorar el rendimiento escolar de tus hijos. Las clases más difíciles como la aritmética y matemáticas son en la mañana; y tus hijos necesitan tener combustible para sacarle el mejor provecho a sus clases.