Mi madre y abuelitas tuvieron gran influencia en mi vida y amor por la comida, salud y buena alimentación. Y aunque en aquel entonces, no existía tanta información de nutrición, creo que fueron guiadas por su sabiduría y sentido común. Los siguientes son algunos de esos remedios caseros que estoy segura nuestras mamis y abuelitas nos dejaron a muchos como herencia:

 

  • Cuando de niña un catarro se me asomaba, mis abuelas me hacían gárgaras con limón o me preparaban una bebida a base de miel y limón. Ahora como dietista, aprecio las bondades nutritivas de estas 2 comidas. Por siglos, la miel se ha utilizado para aliviar los síntomas del resfriado, un estudio reciente nos señala que pudiese aliviar la irritación de la garganta. Por otra parte, el zumo de limón es rico en vitamina C que ayuda a la cicatrización y reduce la duración del resfriado.
  • En mi casa de chica no podía faltar el famoso aceite de bacalao. Para mi madre era el elixir de la buena salud. Pues resulta que este aceite es fuente de Omega 3 y vitamina D. Un gran número de estudios nos comprueban que estos nutrientes son importantísimos para nuestro bienestar.  El Omega 3 podría prevenir enfermedades del corazón, artritis y hasta la depresión. La vitamina D es crucial para la salud de tus huesos y ayuda a fortalecer tu sistema inmunológico.
  • No se si les pasa lo mismo, pero cuando me siento enfermita, lo único que quiero es una sopa de pollo como las que hacia mi mami y abuelita. Esta potente sopa contiene zanahoria, cebolla, apio, ajo y pollo; ingredientes que al parecer pueden ayudar a combatir la infección. Cuando tomas la sopa caliente también ayuda a calmar el dolor de garganta y la congestión.
  • En mi casa de pequeña, una comida no estaba completa si el plato no tenía vegetales. Estos eran los protagonistas de nuestra alimentación diaria. Los comíamos en la sopa, arroz, carnes o estofados. Mi madre insistía que los vegetales me mantendrían sana y a todo dar. Pues ella tenía toda la razón, un sinnúmero de estudios comprueban su gran valor nutritivo. Las verduras contienen vitaminas, minerales y fotoquímicos; nutrientes que podrían combatir enfermedades crónicas tales como: la diabetes, hipertensión y enfermedades del corazón.