No he conocido todavía la persona que no tenga tentaciones por un dulcecito, papitas fritas o empanadas de vez en cuando. Los antojos pueden ocurrir por muchas razones y estoy convencida que es una de tantas maneras que nuestro cuerpo nos deja saber si estamos bien nutridos y cuidados.

Aquí te comparto algunos tips para mantenerlos bajo control y que no nos controlen a nosotros:

  1. Comienza tu día con un desayuno nutritivo. El dejar de comerlo, te puede llevar a desear comidas con alto contenido de grasa y azúcar el resto del día. Esa es una de las maneras que nuestro cuerpo pudiese dejarnos saber que necesitamos calorías y energía.
  2. No saltes ni desayuno, ni almuerzo, ni la cena. Hacerlo afecta tus niveles de azúcar y otras hormonas que controlan tu apetito.
  3. Come intuitivamente. La mayoría de nosotros comemos con tanto afán y sin prestar atención; esta costumbre solo nos lleva a comer demás. La próxima vez que estés comiendo, mastica despacio y disfruta del sabor, textura y aroma de tu comida.
  4. Disminuye la cantidad de azúcar que utilizas a diario en tu alimentación. Por ejemplo: si ahora añades 3 cucharas de azúcar a tu té o café; empieza a ponerle tan solo 1 cuchara.
  5. Fuera de la vista, fuera de la mente. Cuando mantienes chucherías y dulces al alcance de la vista, la tentación por comerlos aumenta. Así que desde ahora, coloca manzanas, uvas o almendras en las mesas de tu oficina, comedor o cocina.
  6. Come con moderación. Que significa esto, que si te llega la tentación por algo especifico, digamos galletas, come una o dos y no 10 o 20.
  7. No te prives de tus comidas favoritas. Esto puede conducir a obsesionarse con esas comidas y desearlas más. Recuerda que el secreto es en comer una dieta variada y con mesura.
  8. Toma suficiente agua durante todo el día. A veces confundimos los antojos, por la sed. Asegúrate que estés bien hidratado; No olvides que el cuerpo trabaja mejor cuando lo está.
  9. Sal a caminar. Varios estudios demuestran que caminar ayuda a reducir las ganas de comer dulces y hasta las de fumar. Planea la hora del día que más te convenga, practica este económico y practico ejercicio y trata de hacerlo vigorosamente.
  10. Aléjate de las comidas ultra procesadas. Estas por lo general contienen grandes cantidades de azúcar, sal, grasas no sanas y por ende calorías. Y porque le remueven fibra y otros nutrientes no te hacen sentir lleno y satisfecho. Haz de los vegetales, carnes magras, leguminosas, lácteos y frutas tu comida principal.