Muy pronto tus hijos regresaran a clases y te estarás preguntado desde ahora que hacer para sus comidas. Como sabes, su rendimiento físico y mental durante la jornada de estudio dependerá en gran parte de lo que ellos comen.  Si no se alimentan bien, los chicos pueden experimentar dolor de cabeza, fatiga y falta de concentración.

Estos son algunos tips que te ayudaran a planear las comidas de tus niños:

  • Asegúrate de que coman en la mañana. Cuando los niños tienen un desayuno balanceado, tendrán por seguro un mejor rendimiento escolar. Esta importante comida debe tener de 2 a 3 componentes. Si no hay tiempo, prepárales un batido con leche, fruta y nueces o una avena con huevo.
  • Incluye en todas sus comidas una fuente de proteína: huevo cocido, yogurt, frijoles, mantequilla de maní pollo, pescado o pavo.
  • Prefiere los panes, tortillas y panecillos que tengan como primer ingrediente un grano completo. Tales como: quinua, maíz o cebada; ya que tienen mayor cantidad de nutrientes.
  • Dales leche y agua. Limita el jugo 100% de frutas a ½ a 1 vaso diario
  • Ponles frutas y vegetales en sus loncheras. Recuerda que los chicos prefieren los alimentos con colores vivos y crujientes, tales como: zanahoria, pimientos rojos, uvas y fresas.
  • Se creativo y prepárales quesadillas, wraps de queso o pavo, kebabs de pollo; en vez del mismo sándwich de todos los días para su almuerzo. Recuerda que en la variedad está el placer y así también amplias el paladar de tu hijo. Esto aumenta los chances que estará más dispuesto a comer de todo.
  • Deja que tu niño ayude en la cocina. Cuando te echa la manito a la hora de preparar su comida, ella probara nuevos alimentos con mejor disposición. Y quien sabe, a lo mejor ni dejara una migaja.
  • Si prefieres enviarle el almuerzo al colegio, cómprales una lonchera que se pueda limpiar fácilmente y asegúrate de comprar uno o dos paquetes de hielo sintético o artificial. El objetivo es mantener la comida segura y libre de bacteria; evitando así que los chicos se enfermen.

Tampoco olvides hacer tiempo para cenar en familia, estudios muestran que este buen habito aumenta el autoestima y rendimiento escolar de tus niños.