Estoy convencida de que cada acción que tomamos durante el día nos hace más o menos felices. Al igual no dudo para nada que cuando tenemos hábitos sanos, nuestro cuerpo te lo agradece.

Disminuye el consumo de azúcar artificial. Estudios muestra que pueden afectar la salud de tu flora intestinal y sistema digestivo. Al sistema digestivo se le denomina segundo cerebro por algo.

Préstale atención a las etiquetas. Prefiere alimentos que contengan una lista pequeña de ingredientes (5 o menos).

Busca cualquier excusa para mover tu cuerpo frecuentemente. Toma escaleras en vez del ascensor, estaciona lejos así te verás forzado a caminar más. Al cuerpo le encanta el ejercicio y produce hormonas que nos hace sentir de maravilla.

Aprovecha el sabor y aroma de especies y condimentos. Cocina con orégano, jengibre, tomillo o romero y usa menos sal. Los condimentos no solo mejorar el sabor de tus platos sino que aumenta sus nutrientes.

Consume pescado dos veces a la semana. Especialmente aquellos ricos en grasas Omega 3 tales como: salmón, atún, sardinas y caballa (mackerel).

Añade color a tu vida. Utiliza vegetales y frutas en tus comidas, ya sea en ensaladas, estofados, sopas, pastas o quinoa. Recuerda que comemos con los ojos, si tu plato se ve atractivo te dará mas gusto comerlo. Y no olvidemos los ricos nutrientes en las verduras y vegetales.

Experimenta con comidas inusuales. Cocina o prepara platillos con vegetales o comidas que no sean tan familiares para ti, en mi caso recientemente probé nopales y jícama y me gusto la jícama, tengo que darle más tiempo a los nopales. Comer lo mismo dia tras dia es aburrido, ¿que crees?