Vivimos en un mundo atareado con fechas límites y exigencias constantes y una consecuencia inmediata es el famoso estrés. El cual está vinculado con la depresión, ansiedad, enfermedades del corazón y sistema digestivo.
Estas son maneras para ayudarte a Relajar:

 Empieza bien el día. Al despertar y antes de levantarte, estira tu cuerpo largo y despacio para prepararlo para este nuevo día. Sigue con una respiración profunda que tus pulmones sientan el cariñito que le estas dando a tu cuerpo.

 Sonríe al despertar. Cuando hago este pequeño ritual, las cosas como que marchan mejor en ese día. Para mí, es una manera de agradecer por otro día que la vida te ofrece.

 Saborea el comienzo de un nuevo día. En vez de conectarte con los distintos medios sociales o prender la tele, toma conciencia de los rituales matutinos: cepillarse los dientes o bañarse. Es mejor aun cuando los haces sin distracción, es una manera de practicar mindfulness.

 Toma un desayuno rico, nutritivo y balanceado. Asegúrate que no te falte carbohidratos, proteína y grasa para que tengas energía suficiente para conquistar el día y no dejes que el tráfico y dificultades del trabajo te estropeen el día.

 Toma pequeños descansos durante el día. La sociedad recompensa una rutina llena de trabajo y sin pausas. Busca momentos durante el día donde puedas disfrutar de un té o café sin hacer nada y sin sentirte culpable.

Duerme lo suficiente. Para hacerlo es importante hacer de nuestra habitación y cama un espacio sagrado; como lo logras: dejando de usar computadoras, celulares y otros aparatos por lo menos una hora antes de acostarte