Comer una pequeña merienda podría ayudarte a lograr esa silueta que tanto deseas y a incorporar un mayor número de nutrientes en tu alimentación.

Las meriendas que recomiendo a mis pacientes son aquellas que contienen de 100 a 200 calorías por porción. Aquellas que contengan carbohidrato, proteína, fibra, y poca grasa y azúcar.

Meriendas ricas y nutritivas:

Yogurt griego: este sabroso yogurt es buena fuente de proteína; la cual te podría ayudar a sentirte lleno y mantener tu peso. Por ser fuente de una bacteria benevolente también puede que ayude a mantener tu sistema digestivo trabajando en forma.

Bananas y manzanas: son dos de mis frutas favoritas por ser portátiles y ser fuente de fibra. De acuerdo a un estudio de la Universidad de Rio de Janeiro, las mujeres que comen manzanas regularmente pudiesen perder más peso.

Hummus: es una de las meriendas que más recomiendo a mis clientes porque tiene una combinación de proteína y fibra. Dos aliados que ayudan a controlar el apetito y por ende adelgazar.

Almendras: varios estudios han mostrado como estas ricas nueces pueden ayudar nuestra cintura porque producen saciedad. Recuerda que aunque son fuente de grasa buena, son también fuente de calorías por lo tanto mantén la porción bajo control (26 almendras).

Las barras de granola se han popularizado por ser convenientes. Elige las que tienen 3 gramos o más de fibra, por lo menos 5 gramos de proteína, no grasa saturada y menos de 15 gramos de azúcar.

Practica el arte de la moderación a la hora de tus meriendas. El uso excesivo te puede llevar a aumentar de peso. Planéalas con anterioridad y mantén opciones nutritivas como las mencionadas anteriormente, frutas y vegetales.