La resolución más común al iniciar un nuevo año es la de perder peso. Pero a las pocas semanas de empezarla, pocos son las que la pueden mantenerla.

Entérate de cómo lograr tu objetivo de ponerte en forma:

1. Planea, planea y planea, si deseas mejorar tu silueta. Haz una lista de alimentos nutritivos (vegetales, frutas, frijoles, pescado, etc.) para estar preparado en la semana, antes de ir al supermercado. Siempre ten meriendas altas en proteína y grasa saludable que te ayudaran a mantenerte lejos de las tentaciones

2. Practica el arte de comer intuitivamente una comida a la vez y paulatinamente aumenta tu atención a la hora de comer. Cuando comes apresuradamente, tu cerebro no se da cuenta que está lleno. A la misma vez, coloca tus cubiertos sobre el plato entre bocados y mastica despacio.

3. Presta atención a la razón que te lleva a comer. Muchos comen cuando están aburridos, ansiosos, estresados etc. Si sueles comer guiado por tu estado de ánimo, busca actividades alternativas. Por ejemplo: Si estas estresado, medita un rato. Si estas aburrido, sal a caminar.

4. Deja de ser exigente contigo mismo. Cambiar los hábitos alimenticios de la noche a la mañana es difícil y no muy realístico. Realiza pequeños cambios paulatinamente tales como: comer 5 porciones de vegetales y 3 de frutas al día. Comer hortalizas y frutas nos ayuda a combatir la obesidad, según el Centro de Control de Enfermedades.

5. Haz del agua un protagonista de tu dieta. Es fácil confundir el hambre con la sed porque en el hipotálamo se encuentra el área que controla estas necesidades biológicas. Alimentos altos en liquido son los vegetales, frutas, leche y caldos.

6. Busca cualquier excusa para hacer ejercicio. La actividad física nos relaja, mejora nuestro estado de ánimo y aumenta el metabolismo. Estudios muestran que aquellos que realizan ejercicio tienen menos grasa abdominal. Asimismo, la recomendación son 30 a 60 minutos de actividad física diaria para mejorar la salud.

7. Abandona el club de los que limpian el plato (clean plate club). Algunos aprendieron esta costumbre de sus padres que los obligaban a no dejar ni una migaja de comida. Ante todo, escucha las señales de tu cuerpo para no comer en exceso.

Ten en cuenta que la meditación, amor propio y auto compasión son las mejores armas para alcanzar tus metas de un cuerpo más feliz y sano.